Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

miércoles, 25 de noviembre de 2009

El mañana sin huella.



Mañana acuciaremos
cántaros rotos en las aceras
en la oquedad indolente del alcorce trazado.

En mil pedazos quiebra el silencio,
cuando entona la brisa tu nombre.

Mugrienta clausura de la nubes preñadas de hastío.

Mañana
volveremos a descifrar el postrero jeroglífico
vacuo de remembranza
en la perfidia de la imagen desollada.

Y posarán aves carroñeras evocando
los errados que atravesamos sin pisadas.
La nada…
no deja impronta,
y nada se esconde detrás de las fauces sin dientes.

La futilidad envuelve los soles sin maquillar
envueltos en olvidos
que te nombran bajo los almendros…
( los mismos que ayer loaron otro nombre).
Quedan sendas por trazar vírgenes
en la hostilidad del verbo que se desangra
de muerte herido.

Mañana,
volveremos allá donde quebró la doctrina
de pulpito inacabado.
Hoy sólo nos quedan
las dadivas de la clemencia
en el vacío de los besos sin labios
y las sonrisas sin rostros expandidas
en los surcos de la memoria.

Mañana será otro día,
sin huella.

2 comentarios:

  1. Al igual que el poema "La levedad del ser" me sonó a grito, este me suena a resignación.
    Un placer, Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leerme amigo José.
    En este poema intento reflejar la falta de expectativas ante las que se ve la juventud actual.
    Y nosotros en ocasiones tambien.
    gracias de nuevo por tener la gentileza de pasar a leerme y brindarme tus comentarios.

    ResponderEliminar