Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

lunes, 27 de febrero de 2012

Mater Deméter.


22 de septiembre de 2011.

No sé si sabes
que cada día
escarbo entre la cal de los tabiques
y no es fácil,
se quedan briznas de sueños entre las uñas
y no se borran ni con salfumán
decolorando madrugadas a destajo.

¡Sí! escarbo como un topo
con una mochila
donde voy acuñando muestras
de aquellos fragmentos de nuestra historia
que te perdiste.
Posiblemente
ni te interesen estos hallazgos
que oculto en los huecos de las baldosas
cuando va agonizando el día
como un usurero de impías cábalas.

Algunos de estos tesoros
cuando los toco
tienen aguijones en sus extremos
y pinchan tanto, que he de soltarlos
aspirando ,espirando
como cuando se alumbra.

Suelen ser riquezas de la otra vida que tuvimos:
cuando el trivial era el único foco
de preguntas sin respuestas
cuando las películas eran espejo
desde donde mirarnos los tres
lozanos por siempre
como el retrato de Dorian Grey,
y las fotos en sepia
el exorcismo
para reposar pasados.

Una noche penetré hasta las mismas entrañas
de las alquimias
apartando la húmeda tierra con mi útero
y hallé las claves ocultas de tus silencios.
Era un secreto a voces, que cantaban las ratas
desde sus madrigueras con jocosos ademanes
y
esos dientecillos de macabras ablaciones.

¡Que treinta años no es nada,que perdí la mirada
errante en la sombra!

Es posible...
que de nuevo el lenguaje del mutismo
sea tu blasón para esconderte
en tu tela de araña,
a tejer los siete pecados capitales.
De todos modos
es mi deber hacerte saber
de este hallazgo, tras treinta años oculto
en los pilares sin alas de esta casa,
pues forma parte de nuestros bienes gananciales.

Es posible que desees saber:
que la lavadora funciona sin tu presencia,
que ninguno de los gatos ha muerto de inanición
que los armarios que no cerraban ,ahora cierran
que quizás algún día de estos vuelva a conducir
pues se me ha quitado aquel miedo irracional
inoculado en las lindes de tu asfalto.
!Estúpido pánico a que meara en tu carrocería!
marcando mi territorio.
Que no ha explotado la caldera del gas
y hasta ordeno los recibos, casi con la misma
obsesión,con la que los ordenabas tú.

Es posible que desees saber
que nuestra hija duerme el sueño eterno.
Se perdió entre las tuberías de tus escurridizos olvidos
memoria sin mestizaje de tu impiedad.
Y por ello
cuando va agonizando el día
voy a tientas para no despertar
a los ratones rapsodas
recogiendo los retales de sueños
para alinearlos
por orden alfabético
repartirlos en mitades
y que tengas tu parte de recuerdos.

Firmaremos ante un imparcial juez
que según comentan por ahí
es implacable con los desmemoriados
deshaciendo pedestales
a golpe
de paso purificador.

Y tras la firma, apártalos de tu inexistencia
si así lo deseas
pero llévate tu parte,
así como te llevaste
toda mi juventud
desde la perilla de Franz Zappa
a tu maldita sinfonía
en doble bemol.

sábado, 25 de febrero de 2012

Mater tierra.


Espero
siempre espero
en medio de esta mansedumbre de taras
callada ,inerte
espero...
y riego la hojarasca del invierno
esperando
siempre esperando
que despierte
la madre
tierra.

viernes, 24 de febrero de 2012

Hojas.


Están cayendo hojas
del árbol desraizado
de mi decrépito corazón.
Quizás sean aquellas
que atesoraba para cuando
las margaritas deshojadas
en los páramos de la indolencia
dijesen su último no.

jueves, 23 de febrero de 2012

La cirenea.


"Al salir ,encontrarón a un hombre de Cirene,llamado Simón,lo forzaron a llevar su cruz" (Mateo 27,32) 2 de octubre de 2011

Hay días en los que la rabia es más fuerte que el amor.

Te he visto
¡claro qué te había visto!
no es que se halla ido
ningún santo al cielo.
Difícil es no verte
pues como yo
llevas adosadas las entrañas
escurriendo sobre tu cuello
la linfa yerta en forma de medalla.
Venías cojeando con tu cruz
de diez puntales a cuestas,
y tu empapado pañuelo
hecho un ovillo entre tus manos.
Te he visto,
hasta de espaldas
intuyo tu mística presencia
emanando el perfume
de haya calcinada y musgo...
el mismo que utilizo yo.
Si, reconozco qué te he visto,
es difícil no verte, pues ambas
somos dueñas
del mismo código de utopías inconclusas
en los bolsillos de las encomiendas.
Hoy no me he parado
para ayudarte a cargar con tu cruz
hasta el monte de tu pasillo.
Me tienes algo cansada
ensalzando la benevolencia de tu hija.
Que si era un ángel
que si pronto hará un año
que te duele el alma
que ella ya está con Dios.
Lo sé vecina ,lo sé
pero hoy no tengo el día
para portar en mis hombros dos cruces.
Con las babas de mi cólera resbala
la puñetera madera
y no consigo subir ni una ,ni otra.
Sí es verdad que piensas
a ojos ciegas
que tu hija está con Dios
que la ama como sólo un padre
puede amar a su hija
si tú también eres hija de Dios
hoy...
salváte a ti misma.

martes, 21 de febrero de 2012

Primavera valenciana.


La primavera no florece
en esquejes recién cortados
de los estambres del saber.
Ya recogimos en nuestros inviernos
todas las azucenas marchitas
por las calamidades
de las siete plagas.
Ahora
estas nuevas margaritas
no merecen renacer
en tierras que saben al polen
de una bastarda repoblación.

Sangre perpetua.


No es que siga mi introspección ,está sucediendo ahora ,en el año 2012 en un ¿Estado de derecho?.

Aunque vengan degollando
y la noche los traiga
con las armas afiladas
y la sangre recién parida
chorreando
en sus escudos.
Aunque vengan degollando,
nos sobran cabezas
aunque la noche los traiga
nos sobran soles;
nos sobran lunas para comer naranjas
cuando doblen las campanas.
Puños para alzar
palabras
horas
fríos
toda una vida nos sobra
para machacar
la ira de los
descabezados.

lunes, 20 de febrero de 2012

La piedra.


Yo no soy de piedra
a pesar de que pueda parecerlo.
¡Sí! llevo verdes algas en los zapatos
y soy tan hierática como ellas.
Incluso
como ellas
me lanzo sobre mi propio tejado.
Pero
yo no formo parte del todo
entre la chorreante magma emergiendo.
No hay roca que sostenga mis costillas
y cuando el fango de la contrariedad
erosiona,
me tiran
y esconden
la mano.

Salmo responsorial.


"Un hombre de Estado ,es aquel que se pasa la mitad de su vida haciendo leyes ,y la otra mitad ,ayudando a sus amigos a no cumplirlas"
Noel Clarasó

Ya sólo somos semillas
que otros muelen
con sus sonrisas de esfinge
postulando porciones de mundana gloria.
Tala los pistilos de mis años
labrados en los surcos
de mis yertas manos,
y prende el último pétalo de mi rosa
en tu camisa almidonada
por el légamo de las fosas sin nombre.

Y mientras mordemos otra cifra
en las filas de la antesala al limbo,
se nutren los vocablos
con las vísceras de la memoria inacabada.

Tala
muele
escupe
prende,
pero no me prives de mi númerica condición
pues otorgando me fue ese beneficio
cuando fui llamado a la corte
del errático.

No me prives de la mugrienta complacencia
de coleccionar ceros a la izquierda
al sol del mediodía en los parques.
A fin de cuentas,
hasta los dioses tiene su número en los salmos.

Tú...
también eres un guarismo
cuando entonan las sombras tu nombre.
A mi me fue otorgado el salmo
cincuenta y uno del miserere
Y a tí...
el número dieciséis
de las cartas de Lucas a los fariseos.

domingo, 19 de febrero de 2012

Al pasar la barca..


No debemos dejar que el viento de la impiedad
Derroque una atalaya de inocencia...
Jackselins Arteaga

Al pasar la barca
me dijo el barquero
las niñas bonitas
no pagan dinero
yo no soy bonita
ni lo quiero ser,
tome usted los cuartos
y a pasarlo bien.
Tan sólo un trabajo
yo quiero tener.

Tú tendrás trabajo
me dijo el barquero,
las niñas bonitas
ganan más dinero.
Yo no soy bonita
ni lo quiero ser
las niñas bonitas
se echan a perder,
usted a una fábrica
me iba a mí a traer.

Tú eres muy bonita
me dijo el barquero
que si estás conmigo
ganas más dinero.
Yo no soy bonita
ni lo quiero ser
regresar a Calí
yo quiero otra vez.

Deja ya los cuentos
me dijo el barquero
las niñas bonitas
ganan más dinero.
Haz lo que yo diga
curra con esmero,
o a hostia limpia
tú has de aprender
que soy tu barquero
y has de obedecer.

Adaptación de la canción infantil "Al pasar la barca" contra cualquier abuso y explotación sexual de niñ@s y adolescentes.

Incredulidad.


Si vas a meter los dedos
en mi llaga
¡ten cuidado!
es tan profunda
que puedes caer en el foso de la incredulidad,
y como Santo Tomas
no reconocerme
cuando un día de estos sonría.
Y así
horades una y otra vez
dentro de mí
inoculando el veneno
de mis silencios.


viernes, 17 de febrero de 2012

Lavado de manos.


El milagro del ateísmo eclosiona
en las huesudas
manos de los curas,
tan escandalosamente pulcras
tan blancas
con esos dedos,
acusadores y apocalípticos.
Friccionando a cada momento
con el ahínco de quien oculta
su mirada tras la agitación.
Quizás sea, un gélido ademán
un siniestro ritual
o el legado de pilatos.
O tal vez
entre el jabón
se halle inscrita la premura
de un lavado de conciencia.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Esfinter.


Con este poema concluyo esta especie de introspección de catorce poemas.La rabia tras una muerte es algo natural ,se entremezclan sentimientos a cada minuto,pero el dominante es la rabia y ese eterno ¿Por qué? que atenaza mi corazón.Naturalmente que el final de este poema , nace de una desmesurada rabia y pido disculpas.Pero la poesía ha de ser clara en los sentimientos.
No acaba mi dolor...lo llevaré de por vida,lo mejor que pueda o sepa,pues es tremendo comprender como en mi camino por mucho que intentes hacer las cosas lo mejor que sabés o puedes ,las fauces de la vida sean tan injustas conmigo y se traguen todos mis sueños ,y sobre todo los sueños de quien más amaba...Sara.


Me titilan hasta los huesos
cada vez que te pienso
con tu rubio pelo
y tu boca tan de estaño.
Despedazo mariposas de estramonio
escondidas en los platos
donde no volveremos a comer
tú y yo,antes de las seis,
y te siento
sentada frente a mi, con tu risa
entrecortada.

Qué cayó el sol
como el peso de un pecado mortal
sobre ese añico de lluvia
que nos sustentaba,
y no acertamos a vislumbrar
dónde estaba la gota.

Tu foto con las dos velas,
el ángel que sujeta la rosa
la rosa que sujeta la foto
!es todo tan tétrico hija!
que ni una tardía misericordia
sustenta las lenguas de este silencio.
Y el puño apoyado en tus facciones,
ese puño que combatió hasta
hasta el agotamiento
por tener su moneda de plata
halla donde se venden
retales de disparatados instantes.

Era tan bello tu rostro,
que se podría vivir siete veces siete
perdida en él.

Quisiera romper las aguas
de ese maldito río
que nos separa
para que nazcas de nuevo.
Pero mis ovarios ya son cáscaras
amputadas en el vagón de cola
de un siniestro andén
donde hacen escala
los ángeles caídos.

Pérfido y colérico...
así es mi camino, princesa.
Con la exasperación adosada
a mi estomago
escupiendo el esfinter de los verbos
en las sempiternas fauces
de otras madres sosteniendo a sus hijos.

No me miréis con la complacencia
del cireneo,
pues con esta cruz
no corona nadie el gólgota de los años.

Me consta que acampar en mi piel
es una rifa a la que nadie apostaría.
Por ello
no quiero dúctiles verónicas
con millones de alfileres en su pañuelo.
Miradme como se mira al diablo,
con respeto y turbación.
A fin de cuentas..quizás sea
una absurda replica de Saturno
devorando a vuestros hijos.

Viniste al mundo
recubierta del meconio
de mis aguas.
Engullo el río y sus cloacas
para llegar hasta la losa
que recubre los ovarios
que no tengo
y gritar al mundo entero.
!Joderos que más tarde
o más temprano entre lápidas
nos veremos.

lunes, 13 de febrero de 2012

Fusión.


18 de agosto de 2011 ,diez y cuarto de la mañana.Gracias a mi hermana por estar conmigo en ese cruento momento.Algo perpetuo nos une para siempre.

Mis arrugadas manos,
eran faros para guiarte
hacia el destello
que llenaría mis minutos
de una canallesca oscuridad.

De mi boca manaban
rosas de besos y nanas.
!Tantos cielos arrullé
vomitando el absurdo
crepitar del tiempo!

!Duerme mi niña!

Y en mi espalda
la mochila de madre,
cargada de soles sin estrenar,
preparada para explosionar
ante la demencia
de la temprana visita.

Nos fusionamos en una sola
aquella mañana de pestañas
agostadas.

Una mujer de mediana edad
copulando con la muerte
tuteándola sin tapujos,
engalanada de hierbabuena
para ella,
preparada para el mórbido
festival del desguace de los años.

Nos fusionamos en una sola
y tus manos se marchitaron con las mías,
pues el cosmos
cuando urde su macabro plan
no reconoce los pechos de madre
ni la hemorragia de los pasos no dados.

Una de las dos partió
con dos almas en sus brazos.
No sabría decirte hija mía.
cual de las dos ha sido.

sábado, 11 de febrero de 2012

Branquias en la almohada.


Mis noches son de lechuzas
crujiendo muebles
en los vértices del escalofrío.
Larvando minutos como espadas
entre las tuberías que chirrían
como un cerdo en la matanza.

Respiro por branquias
y doy cuerda a irrisorios relojes
donde millares de demonios
acicalan su tridente en la punta de mi lengua
donde germina el verbo
renacer....
en todas sus conjugaciones.

Y cuando el primer rayo
asoma al quicio de mis delirios
mi anquilosado cuerpo se queda sin nombre,
y mis recuerdos son arrojados al viento
como una moneda con miles de cruces
y ni una sola cara.

Y no acierto a recordar
donde dejé las piernas para incorporarme.
Ya, apenas tengo memoria,
tengo casa, pero nadie enciende la lumbre
de un hogar,
nadie a quien arropar
ninguna cima que coronar
ni grutas de deseos inconfesables.

Eso, sólo pasa en otras hogares
en otros cuerpos
en otras fuentes
en otras madres.

Me da las buenas noches
una lampara de techo
con la que hago muy buenas migas.
Yo, cuento sus hojas
esculpidas en las tulipas como pecas picaronas
y ella... se deja querer.

Me alimento de las sobras del manjar
de una suculenta supervivencia
que guardo en el congelador de las rentas
de un precoz olvido.

Rabiosa perra
mordiendo las manos que me dan de comer,
ladro y escupo las babas por los callejones
sin salida que frecuento.
Me lamo sola las purulentas heridas
con la sangre de mi cordón umbilical,
que todavía caliente ,es lo más parecido
a un abrazo.

Alguien,
más enérgico que la propia vida
zarandeó estas paredes
y desde entonces
asoman bufones desde lo insondable de las vigas
y de mi soledad,
se van mofando con sus cascabeles rosas.

Cada noche sudo lustros sobre la almohada
en decúbito supino
por si acaso
en medio de tanta oscuridad
la suerte se me presente de cara.

Mis sueños son negras palomas
defecando sobre mi cara los panes sin digerir.
Sirenas de ambulancias tocan para mi
su mortal sinfonía en sol menor.

Invoco los infiernos
para vivir .
¿Y...
me ruegas
qué sea la misma de antes?

Cuando ha pasado una dama
disfrazada de nodriza
con inmaculada bata de hospital,
y besas por última vez
la congelada mejilla que nació de tu entraña,
tan sólo aciertas
a respirar como un pez
ahogándote poco a poco
en la pecera de las preguntas.

Y jamás
jamás
vuelves a ser como antes.

jueves, 9 de febrero de 2012

Las hijas de la vida.


Vuestros hijos no son vuestros hijos: son los hijos y las hijas de las ansias de vida que siente la misma vida. Khalil Gibran

Contemplarse en los ojos del hijo
y reconocer en ellos
que nunca seremos de su tamaño,
que la vara de medir el pánico
se ha detenido en nuestras costillas
y nos impide vislumbrar
la identidad que perdimos.

Hablar por la boca del hijo
y ceder al viento que enjuaga la palabra
la evidencia de la inmortalidad
en las mismas voces
con las que nos hablaron
nuestros padres.

!Y... mira que prometimos
por los dioses
en los que no creemos
no hacerlo nunca!

Besar al hijo y como en un fotograma
plasmar en su mejilla el perdido gen
donde se hallaba el génesis
de nuestro primer sueño.
Y perseguirlo
por el oscuro callejón donde ladra el perro
de la imposición.

Amar al hijo pensando
que sólo él nos salvará
de nuestra tediosa existencia,
y creer que amamos con la resistencia
de un porteador de abolengos.

Ponerle la tirita en la rodilla
!no dejes nunca de correr!
mientras en nuestras nucas se pudren
las apáticas semillas
diseminadas solemnes en el sofá.

Estrechar al hijo entre nuestros brazos
para liberarle de los demonios que le acosan
y esperar con parsimonia
que nunca de nosotros se aleje,
sin su presencia
debemos enfrentarnos a los nuestros.
Y eso
escuece.

lunes, 6 de febrero de 2012

Líneas vírgenes.


Contra los deshaucios.

Hay líneas vírgenes
que jamás deberían
profanarse.

Tendederos como cordones umbilicales
donde se unen las sílabas
cimentando palabras
enlatadas en batas del colegio.

O las luces del primer escarceo
machacadas con jabón de lagarto
en la austeridad de lo immortal.
Danzan y retozan
en las desconchadas paredes
del patio, formando un todo
ancestral y diáfano
como un ballet de Tchaikovsky.

Hay líneas de escayola
con vida propia
educadas ,nos dan las buenas noches,
jocosas,nos abren de cuajo
las puertas de otro día desparramado.

Se las ama...
tanto como se las aborrece
pues son arterias
donde nos reconocemos
respirando.

Hay líneas de baldosas
manteniendo soliloquios
a golpes de tacón,
o dialogando
entre la confortable sordera
de las zapatillas de casa.

Hay líneas que conocen
todos y cada uno
de esos negros panes atravesados,
cada lacra ,cada respuesta,
cada interminable mansedumbre.

Impecables encefalogramas
que jamás deberían ser violados.
Hay cuadriculadas osadías
traspasando líneas de evocaciones
exclusivas
de la muerte.

viernes, 3 de febrero de 2012

Extenderse.


Extenderse
hacia el pecho en flor,
y saberse respirando
en otras magnolias.
No las de siempre
resecas, sin lustre,
carcomidas por una tardía
conmiseración.
Otras nuevas e indómitas,
a juego con el vestido
de colonizar alimañas
que nos pusimos.
Extenderse...
abrirse en canal
para saberse protegida
de la supremacía del viejo
desdentado
que se nutre hasta el hartazgo
de sueños inconclusos.
Ese irracional y lisonjero anciano
que trajeado de indefenso
va llegando minuto a minuto
hasta la linea trazada.

jueves, 2 de febrero de 2012

Tu sabor.


Todo sabia, así como sabe
lo clandestino.
A canto de protesta
a la última cena del condenado
a cónclave de mariposas
al murmullo de sordas caracolas,
a meretriz con alianza.
Todo sabía a infinito
como saben los pecados,
como sabe un chicle
guardado en el velo del paladar
que mientras se deshace
poco a poco
nos hace mascar más vida.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Se llamaba Sara.


!Ha sido una niña!¿Cómo la vas a llamar? me preguntó la enfermera ...yo también era una niña, sola y asustada. Sara ,se llamará Sara, se llamaba Sara,eternamente mi princesa.

2 de mayo de 1981,
Siete y cuarenta y cinco de la tarde.

Hay aguas
que cuando
se rompen para dar a luz
claman a gritos
un flotador al que asirse.
Yo las rompí
anegando las doctrinas
que me hablaban
de no mojarse.
y un cortocircuito de dicha contenida
me reventó.