Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

martes, 8 de diciembre de 2009

Un poema de David González.



David González

Lobo.


Desde lo más alto del naranjo veía los frutos azules y rojos
del mirto centenario
Comenzaba a llamar a mis aliados
Cerraba los ojos
Partía un tren pintado de vivos colores
De uno a otro compartimiento
había un desfile incesante de dragones
Yo les pedía que entrasen en orden
según el tamaño de sus alas
y que cada uno me hablase en un lenguaje cifrado y lento
y que me dejasen a mí en medio de la fiesta del sonido
que me dejasen flotar como una pluma
que me dejaran ser la nube de agua
el pájaro carpintero
y de vez en cuando
en medio de la noche
una luciérnaga
Era mejor
que con sus bocas y sus narices llenas de fuego y humo
le pusieran nombre a esas reuniones poco vistosas
y en la mayoría de los casos alarmantes

Cuando doña Filomena destripaba los frutos del mirto
y me llamaba a la mesa a que atendiesen los deberes de rigor
en un cuenco veía la goma cristalina
la tijera
papeles trazados con figuras de menhires
pirámides y otras formas elementales
me paralizaba
No podía evadirme de una buena vez de aquellas colas de serpientes
aquellas alas, aquellos trazos de fuego azulado tan combustible
Ellos y el trabajo geométrico no se llevaban bien

La cena se enfriaba y a mí me miraban largamente y en silencio.

2 comentarios:

  1. Me ha hecho retroceder a esa edad en la que la imaginación es la protagonista, aunque esa virtud con el tiempo se va perdiendo, por desgracia.
    Me ha gustado, un vocabulario muy fresco.
    Un saludo, Pilar, y otro al autor.

    ResponderEliminar
  2. David González es un gran poeta ,y ademas de haber llegado muy lejos en esto de la poesía no se ha endiosado, cosa muy común en algunos escritores y poetas.
    Escribe con la tinta de su venas y es buen amigo y persona.
    gracias por pasar por este poema amigo José.
    Gracias de todo corazón y besos con admiración.

    ResponderEliminar