Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

viernes, 30 de octubre de 2009



Urbem venalem et mature perituram, si emptorem inverit
("Ciudad venal, y que perecería prontamente si encontrara comprador").



Sonríe el pecado con la saña de un destripador.

Sonrié el pecado.

A sabiendas de nuestros pavores,

olisqueando nuestros recelos.

El pecado sonríe ,escupiéndonos sus babas,

! Impávidos necios!

exhortados en unciones benditas

vomitando sobre vuestros talantes regios.





En las filantrópicas utopías me llamabas.





Pronunciáis mi nombre en alaridos.

!Pecado!

Aquí me hallo ,para deleite del sacrílego

o soy dulce ponzoña que lame los sentidos,

del hombre tatuado de cruces en su ego.

Sonríe el pecado.

y su carcajada rechina en los capiteles

desnudándose en la fastuosidad de los oropeles

!Impávidos necios!

A mi habéis de tornar

cuando en vuestra frente se fragmenten gotas ascetas,

y suden los vientos de las tentaciones

devorando el susurro de falsos profetas.





Sonríe el pecado.

Nutrido de linfa yerta tras las rejas

del hombre que con alza cuellos

se erige en juez y parte en su estrado.

Escudriñando en las negras sotanas confiado.


Sonrío, y os muestro petulante los placeres,

tras esas rejas las exhortaciones.

¡De la conciencia ? son ablaciones

cavando fosas henchidos de jadeos,

acarrean cenagosas aguas vuestros enseres.

-Mientras-
Sonrie el pecado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario