Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

sábado, 31 de marzo de 2012

El grano de centeno.

Quizás te suceda como a mí.
De repente
en la vespertina umbría de los graneros
emerge alguien embadurnado de dolor,
pidiendo el último grano
que guardabas para cuando las tupidas costuras
de las aflicciones,
obturasen las primaveras.
El último grano de tormento con medidas exactas,
dosificadas en balanzas, tasadas
en las premeditaciones de quien anda
con el corazón abierto.
Alguien ha gastado su saldo de dolor
y te pide ese último grano de centeno,
a cambio
de una ventana con vistas al universo
que despelleje tu ego de pez globo.
Anotas el cambalache en la libreta
donde se anota lo superfluo
con la evidencia de la certeza.
Quizás alguien acumule en sus bitácoras
más dolor que tú.
Quizás...
los ojos del ciego
los torpes excesos de los tullidos,
los gritos de los paralíticos
el hambre que se hace más hambre en los niños;
el alba impertinente y volátil de los drogadictos,
las ceñudas expresiones de los desahuciados
sean como las vidas de los gatos
y
sobrevivan a la hecatombe desdentada, siete veces.
Guardas el cuaderno junto a los cuchillos
que cortan el sufrimiento en finas lonchas
y olvidas...
Olvidas para volver a rebozar en la harina de tu mierda
el último grano de centeno.

6 comentarios:

  1. Tienes razón y quizás me sucede como a ti, que a veces el dolor del alma me supera, a veces me doy cuenta que hay mas dolor que mi dolor, pero siempre el propio supera cualquier otro por mucho que lo racionalicemos.

    Un beso y mucho animo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema, Pilar.Es cierto que el dolor de los otros no elimina el nuestro, pero lo oxigena y sitúa en su justa medida. Tu poema contiene versos muy hermosos, que hieren por su veracidad ajustada a la realidad:: "el alba impertinente y volátil de los drogadictos.
    Un beso
    Elvira

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Neuriwoman,por tener la gentileza de leer y comentar mi humilde poema.Gracias de todo corazón por tu amabilidad y besos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias amiga Elvira.A menudo sólo un último grano de compasión puede salvarnos del ahogamiento del ego.Muchas gracias por leer y comentar,es un honor para mi.Besos de todo corazón.

    ResponderEliminar
  5. Muy profundo y bello tu poema Pilar. Una acertada reflexión sobre tanta ambivalencia que rodea nuestras posturas y actitudes en la vida. Es bueno aprender a mirar más allá de nuestras estrechas fronteras.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias mi amiga Clara por tu visita que me honra y alecciona.En efecto..es bueno aprender a ver más allá de nuestro micro-mundo.Gracias por tener la gentileza de leer y comentar !poeta¡.Besos de todo corazón.

    ResponderEliminar