Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

domingo, 12 de septiembre de 2010

El cielo del apátrida.





"Vengo de un lugar
donde sueño que tengo
un techo en estas tierras de nadie” P.G.

¿Qué sabes tú
de mis peregrinajes sin retorno
a la fogata de mis ojos
donde pernocta una luciérnaga
alumbrando
los resquicios de la última vena que me queda?

En la oquedad amarillenta de mi boca
germina un alud de utopías sesgadas.
Que sólo yo veo,
( sueños obstinados )
que golpeando la aldaba de mis arterias
me conducen a mi paraíso.

Entonces...sólo entonces
los duendes de la noche son mis aliados
y mis princesas,
son muñecas que visto y desvisto
en la penumbra de mi kunda encadenado
a los grilletes de mis capilares.

¿Qué sabes tú
de mis titilantes amaneceres
cuando perforan mis tímpanos
miles de jinetes galopando sin bridas
por mi húmeda espalda?

En ese instante
cuando todo el universo
oscila conmigo
los segundos se hacen noches
y las noches pasan en un segundo.

¿Qué sabes tú.
de este ángel con tridente
y de este demonio con áurea divina?

En mis lóbulos conviven en perfecta armonía
la invocación de Zadkiel y la tea de Lucifer.


El chasquido desdentado
me advierte de otra frígida alborada
de piernas andando sin dueños,
y escuálidos dedos
que no aciertan
a prender las reliquias de mi espanto.

Y ya ves.
dandy maquillado y putrefacto.
Tengo mi propia kunda amortajada
en el seguro vitalicio del apátrida
que me conduce hasta
mi cielo de color carmín de todo a euro,
donde
no
espero
encontrarte.

2 comentarios:

  1. OCTAVA ITALIANA

    ¡Silencio! ¡En el misterio de las tumbas 11 —
    la eternidad esconde su destino! 11A
    Húndete, pensamiento, en el mezquino 11A
    lugar de corrupción. 7 b
    Tus atrevidas alas impotentes 11 —
    al alzarse aumentaron tu caída; 11C
    confúndete, ya está desvanecida 11C
    tu orgullosa ilusión. 7 b
    (Ángel María Dacarrete)

    Tu aliento es el aliento de las flores; 11 —
    tu voz es de los cielos armonía; 11 A
    es tu mirada el esplendor del día, 11 A
    y el color de la rosa es tu color. 11 B
    Tú prestas nueva vida y esperanza 11 —
    a un corazón por el amor ya muerto; 11 C
    tú creces de mi vida en el desierto 11 C
    como crece en un páramo la flor. 11 B
    (Gustavo Adolfo Bécquer)

    UN SALUDO PAIASANA
    Y FELICES FIESTAS JAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo Kable por dejarme estos dos bellisimos ejemplos de endecasílabos.
    La verdad que el arte mayor en la clásica es al principio complicado, y se tarda mucho en pillar el tino a la acentuación interna del verso.
    Con toda mi humildad voy a publicar unas décimas endecasílabas de las cuales estoy muy orgullosa, puesto que fueron las primeras que hice cuando empece a hacer sonetos.
    Espero que me hagás el favor de honrar con tu presencia ese humilde verso que expondre en esta ocasión para que tú lo veas.
    Un cordial saludo paisano y amigo Kable.
    Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar