Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

domingo, 14 de febrero de 2010



Se contrajeron las palabras
cuando la realidad paso
a la altura de nuestros ojos
con su lasciva mirada
de secretos.

La realidad
se vistió de un tul purulento
y bailó para nosotros su ancestral balada
en un paraíso desnutrido
opacando nuestras horas.

Y en el cadavérico ritual de un macabro
desconcierto
copuló nuestros injertos pactando
con Dios un fragmento de averno
y urdiendo con el diablo
un Edén repoblado.

En los camastros de la escoria
desvirgó nuestros credos
desoyendo
los argumentos que abrigaban
nuestra verdad reinventada.

La realidad
se nos echó encima
como un segundo rezagado en el minutero
cubriendo nuestras horas con su túnica
de sacras filantropías
que insolentes y dominantes
nos poseyeron.

La realidad
nos enseñó sus fauces amarillentas.
Y empapados en sus cloacas
nos embriagó de verdades
reventando en nuestro semblante
las fatuas utopías donde cobijamos
nuestra pusilánime existencia.

La realidad
pasó a la altura de nuestros ojos...
Y solo acertamos
a lavarnos las manos
en un sordo intento
de esclarecer nuestra obtusa conciencia.

1 comentario:

  1. Ya lo dicen, que la realidad pone las cosas en su lugar. Contra eso, imaginación.
    Saludos.

    ResponderEliminar