Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

martes, 30 de noviembre de 2010

La indiferencia del olvido.



Olvidos...24 de octubre del 2010

Ya no imploro tu recuerdo
en las magulladuras
de mis cortos pasos,
ni lloro esas lágrimas
que de viejas se han secado.
No corro detrás del pasado
ni apaciguo las alas del futuro
en la mansedumbre de mis horas.
Ni existe sueño
(por pusilánime que sea)
que me arrope con su roído abrigo.
Mora tu recuerdo
en el regazo
de esa esperanza
que nunca debería
haber tenido,
esa sórdida espera
de ver que en tu entraña
ni una nueva rosa compasiva
había amanecido.
Y ahora escancio el cáliz
del renacimiento
y camino con paso erguido
hacia ese espacio
que un día fue tuyo y mio
a ese espacio que nunca
debió haberte pertenecido.

jueves, 18 de noviembre de 2010


Sombras del ser.

No seré…
esa ceniza que dispersas y alimentas
en las lindes de tus designios.
Ni seré las ramas…
que cortando el viento
abarrotan los estanques,
musgo en tus orillas
agua estancada.
En las pupilas del tiempo
limpio mis llagas
y sonrío con demente complacencia
degollando el verbo
entre letras de una estirpe extinta y desolada.
¡Estrofa entregada en ruin bandeja de plata!
No seré…
esa hoja del árbol de la vida
que titila en la hojarasca
crepitando al ser pisada.
Fuego y viento
brisa y agua,
vientre que mutila el vuelo del pájaro
que sin alas sobrevuela
mi conciencia adormilada.
Cielo raso
en vacuas tormentas de aguas pasadas.
Fontana donde calman su sed
falsos profetas de túnicas escarlatas.
Carne y tierra
tierra y llamas.
Epitafio de odio en memoria
en fosa de olvido
donde la negra rosa
se bifurca con el fulgor de un ágata.
No seré...
Sombra chinesca que sin paredes
añora las vaporosas luces
de tu espalda
dónde de cuando en cuando
tú me prendes.
Ninfa que jamás trasmutará en cigarra
añorando el solemne cántico
entre el trigo verde .
Luz y sombra
sombra de muerte.
Muerte en los camastros del olvido entumecido
y vida entre algodones de recuerdos
esparcidos a su suerte
yo no seré.

jueves, 11 de noviembre de 2010



Quizás la vida
sea benévola conmigo
y no me sonría
para no mostrarme
sus fauces.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Al derramar tu voz su mansedumbre.

Al derramar tu voz su mansedumbre
de miel bocal, y al puro bamboleo,
en mis terrestres manos el deseo
sus rosas pone al fuego de costumbre.

Exasperado llego hasta la cumbre
de tu pecho de isla, y lo rodeo
de un ambicioso mar y un pataleo
de exasperados pétalos de lumbre.

Pero tú te defiendes con murallas
de mis alteraciones codiciosas
de sumergirte en tierras y océanos.

Por piedra pura, indiferente, callas:
callar de piedra, que otras y otras rosas
me pones y me pones en las manos.


Miguel Hernández

lunes, 1 de noviembre de 2010

Conformismo.



Con que poco
tú y yo
nos conformamos.
Cuando el sol peina nuestros minutos
mutando el gélido trazado
con su cálida fragancia
de azahares elocuentes y concisos.
Cuando renace el cántico del viento
y sus púas de mundos nuevos
aposentan nuestros miedos.
Entonces…
tan sólo nos miramos.
Y cuando a la sombra nos ponemos,
creemos que nos amamos.