Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

miércoles, 28 de abril de 2010

Maneras de vivir y de morir ( décimas)




Hay maneras de morir
semejantes en nociones
aseverando razones.
Maneras hay de morir
tantas como de vivir.
Hay quien galopa deprisa
por una senda imprecisa
sin bridas en su caballo
cortando rosas sin tallo
que prenden en su camisa.

Apuran la vida a sorbos
paladeando placeres
donde todo lo que hicieres
del carpe diem es testigo
y del mundo son ombligo.
Cual Othar césped arrasa
no crece hierba donde pasa
la sombra deambulante
del pendenciero tunante
de moralidad escasa.

Suelen morir como viven.
Deprisa y haciendo ruido
reyes de andanzas han sido
doctos que de nada priven
al púdico sobreviven.
Tras de si dejan la estela
que sopesa si ángel vela
o los demonios perdidos
tallando van abatidos
la reseña de la esquela.


Quien recatado es en vida
rozando ese narcisismo
comiendo siempre lo mismo.
La verdura bien cocida
y ni gota de bebida.
Sudando la gota gorda
en deporte que desborda.
Y sin un gramo de grasa
del trabajo van a casa
donde moralidad borda.


Suelen morir como viven
despacio y sin hacer ruido.
Reyes del recato han sido
entre algodones conviven
donde en el tiempo perviven.
Tras de sí dejan la estela
que asevera que cautela
no dispensa de ese trance
del óbito que en balance
casto y peleón nivela.

Yo ,que no soy pendenciera
ni en recato voy andado,
quiero morir sólo cuando
todo mi ser recorriera
metáfora que vertiera
sobredosis de poema.
En mi lápida este lema.
"Al final no importan años
de la vida envuelta en paños,
si años, esta vida quema"

jueves, 15 de abril de 2010

Caminos sin destinos.


Caminos sin destinos.

Tenia un pedazo de nada en mis manos
y toda la pesadumbre del firmamento
horadando mis carnes.
Brújula sin referente
sin norte ,sin oeste
sin coordenadas.
Y una corona de espinas
esbozando los minutos de muertes
donde me encontré
cara a cara con mis primaveras
de dioses con tridentes.
Tenía un pedazo de nada
y el titilar de un errado amordazado.
Traía fragancias de ebrios soles en la estela
del desamparo,
y la bifurcación de caminos ya andados
me hablaban de esos muertos
en brazos de un recio pretérito
en ascensión
por mi pecho estrangulado.
Tenia un pedazo de nada
y un páramo intransitado
impregnado
de mis erráticas entrañas
que en una taxidermia
incontrolada
habían sido pisoteadas.
Tenia solo mis manos
y un pedazo de nada sin cortinas
por donde con claridad veía
que sólo a mi
yo me tenia.

domingo, 4 de abril de 2010



Historias de hoy de José Luis Rey.

Cuando la tierra sea poesía
volaremos despiertos por detrás de las nubes
habrá una estrella en todos los tejados
y veremos las cosas que hasta entonces no vimos
la luna rubia baña los hoteles
hay una fiesta en el ático muchachas con los ojos de cerveza
bailar con ellas mientras se hunde el mundo
en la violeta claridad de junio
con monedas de espuma saltando en el bolsillo deseando llegar
y contar la aventura a los amigos mirad este es el cielo
os haré un mapa con palabras verdes
aquí está la verdad aquí está la belleza cuidado con el bosque
seguid este camino para entrar en el oro
aquí está la ciudad donde es imposible morir
comprad su luz famosa
llamando a las ventanas llegar tarde después
nuestra vida empapada por la lluvia naranja
ya lo veis ya lo veis
os dije que podíamos cantar
y entraremos cansados de volar
en una casa llena de manzanas
donde todo es muy lento y el mar aún no ha nacido
todo eso será cuando vivamos
cuando la tierra sea poesía

jueves, 1 de abril de 2010

Tú nunca llegarás a saberlo.


Los hijos son las anclas que atan a la vida
a las madres ( Sófocles)



Tú nunca llegarás a saber
que soy de fuego y viento.
Y que un día de mayo ,
cuando la tarde caía,
abrí mis entrañas a la primavera
y me veneró
el llanto del sauce en la cúspide donde anidan
los mas fieros desgarros.

Melodías celestiales
rechinaron en mis dientes
entumecidos
en desamparo del vientre desgarrado.
Y el mismo Dios despertó de su letargo
embriagando mi cordón umbilical
con su milenaria legaña.

Los ángeles caídos ,
se rindieron a mis pies
ante la supremacía del instante,
ese instante conciso y singular en la levedad del tiempo;
donde fui...
Sólo madre y ...madre sola.

Tú nunca llegarás a saber
que cual guardián de Israel
no duerme ni reposa mi alma,
ni cuando el ocaso peina mi embozo
en un suspiro de sombría incertidumbre,
ni al ungir la aurora sus brazos en mi pecho
arrullando la cumbre de mis pezones
con su mágica estela.

Y socavan latidos placentarios
los puntos cardinales de la geografía de mis días
y las coordenadas de mis noches.

Y desde ese día.
cuando la tarde moría.
El cosmos se alió en mis constelaciones
atando mis presentimientos al infinito.
Y fui oasis abierto al crepúsculo
refugio del exiliado
en tiempos belicosos,
cobijo en tardes lluviosas
y sonata de fieras decepciones.

Tú nunca lo llegarás a saber
pero si puedes llegar a entenderlo.