Revelando recuerdos.

Revelando recuerdos.

Páginas vistas en total

domingo, 27 de diciembre de 2009



Nicolas Poussin
El Parnaso.

La fuente de Castalia ( soneto alejandrino).


Cubierta de laureles manando la fontana,
visionarias las ninfas honrando manantiales
consagrando las náyades sus cantos inmortales
con la lira de Apolo, profética artesana.

Enmarañan las musas ,poesía en la mañana
los rubores de Febo, baladas ancestrales
vaticinando a Delfos ,oráculo en señales
divino ese parnaso, gloriosa savia humana.

Cantando a los mortales en el centro del mundo
es castalia la ninfa que desvela mis notas
sumergida en un sueño desdeña amor profundo.

Yace en los manantiales templanza en el fecundo
regazo de las musas que beben de las gotas
que fluyen de castalia ,cuna del verso oriundo.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Tranquilo.


Tranquilo majete en tu sillón
( celtas cortos)


Tranquilo.
Nadie quebrantará la mansedumbre de tus días
ni ascenderá hasta tú cúspide de barro
perfumando con aroma de ciemo tu supremacía.

Tranquilo.
No desciendas a mi averno
allá,
moran las pieles desolladas
y almas en el purgatorio de la perpetua consumación.

No bajes,
prosigue con tus eclipsadas nostalgias
y tus vigilias de fatuos aconteceres sembrados
en las carnes de otros
en las sangres de otros.

No bajes a mi mundo.
Está impregnado de rojos árboles
y princesas destronadas
danzando al compás de la siniestra hoguera de una vanidad
errante y mórbida.
Y los ángeles
han caído tantas veces
que en sus alas portan el estandarte de los vencidos.

No desciendas a mi abismo.
Tras de él supuran las heridas formando llagas
en las arrugas del desamparo.

Heridas sangrantes y purulentas
pues tú
llevas en tus ojos la venda
con la que me la cubría
y ahora están por siempre abiertas.

martes, 22 de diciembre de 2009



Ojos que no ven ,corazón que sufre
el doble.

¿Por qué este pétalo
de inconclusa vacilación
ha caído del tallo sin esqueje de la espera?

Y vaga entre eriales sedientos de abrazos
yermos plomizos y polvorientos
de plañideras alas
que no rocían mis cicatrices
con el sándalo de la vehemencia.

¿Por qué tengo el cuerpo despedazado
y los ojos que no ven
hacen que el corazón
sienta el férreo desgarro de sufrir dos veces?

Una
por la certeza del sentimiento
y otra
por la incertidumbre del presentimiento
que se siente sin verse.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Pasan las manos, pasan los gestos.






Pasan las manos, pasan los gestos
bordean los muertos...
las lindes de mi inhóspito cerebro.

Huéspedes de paso
que cuando sus enseres albergan
para instalarse
al amparo de la fogata
del despropósitO
son exiliados por otras evocaciones.

Ni mejores en sensaciones
ni peores en remembranzas,
tan sólo equidistantes
opacando
mis empíricas horas.

Pasan las manos ,pasan los gestos
bordean los muertos
y se pierden en la calima del subconsciente
trastero de la memoria
donde agonizan
entre mansos desamparos.

Pues son conscientes
de que instalados por siempre
en mis lóbulos ,
estamos condenados a la prematura separación.

Así,
en esta efímera presencia
retornan cuando menos espero
con la peregrina excusa
del olvidado recuerdo.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Éramos felices.



Abanderando la estrofa
con la mirada lánguida
y un escuadrón de soledades que plasmar
entre el desafío de la hoja en blanco
y el placentero regocijo de saberse poeta.

Éramos felices.

Cuando inocente el verbo comulgaba
en el fuste del árbol de nuestra ciencia
y la roja tinta en las solapas
recorría
nuestra anatomía
circundando cada trazo de nuestras horas
con su péndulo de inocente caricia.

Éramos felices.

Como un Dios en decadencia
que se conforma con la mitad del universo
y de la otra
hace semilla de olvido.

domingo, 13 de diciembre de 2009





Presentación del poemario de la
poeta María Villa en las fechas y lugares que abajo indico.
Mis mejores deseos para esta gran poeta con su poemario y presentaciones del mismo.
Que tu vida este llena de venturas María.

Día 16 de diciembre a las 18.00 horas en la biblioteca municipal.
Selvas Florida 16 ...Vegas del Genil.


Día 18 de diciembre... a las 20.30 en los Diablos azules.
C/ Apocada número 5 de Madrid.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Que se pare el tiempo.



Una guirnalda atraganta
el cielo de mi boca
germinando en mi paladar
los vientos del renacimiento.

En la opacidad de las almohadas
rezuman las ausencias,
dominante caricia de soledades
ataviadas con ramilletes de acebo.

Se abre otra aurora
aldaba indolente de clemencia
en el clamor de las horas detenidas.

Ruego a dioses y diablos
cobijada en este pesebre
huérfano de bastardos edenes
que detengan el tiempo.

Mientras de mi vientre cuelgan
ramas de muerdago que veneran
tu nombre en las esquinas
por donde no pasa
la abúlica porfía de la falsedad.

Fatua es mi invocación en los quicios de los días
pues estas luces varadas en los estuarios
de la memoria,
vienen a recordarme
que entre el heno del establo de mis recuerdos
se está gestando otra navidad
en el regazo
de tu sórdida ausencia.

martes, 8 de diciembre de 2009

Un poema de David González.



David González

Lobo.


Desde lo más alto del naranjo veía los frutos azules y rojos
del mirto centenario
Comenzaba a llamar a mis aliados
Cerraba los ojos
Partía un tren pintado de vivos colores
De uno a otro compartimiento
había un desfile incesante de dragones
Yo les pedía que entrasen en orden
según el tamaño de sus alas
y que cada uno me hablase en un lenguaje cifrado y lento
y que me dejasen a mí en medio de la fiesta del sonido
que me dejasen flotar como una pluma
que me dejaran ser la nube de agua
el pájaro carpintero
y de vez en cuando
en medio de la noche
una luciérnaga
Era mejor
que con sus bocas y sus narices llenas de fuego y humo
le pusieran nombre a esas reuniones poco vistosas
y en la mayoría de los casos alarmantes

Cuando doña Filomena destripaba los frutos del mirto
y me llamaba a la mesa a que atendiesen los deberes de rigor
en un cuenco veía la goma cristalina
la tijera
papeles trazados con figuras de menhires
pirámides y otras formas elementales
me paralizaba
No podía evadirme de una buena vez de aquellas colas de serpientes
aquellas alas, aquellos trazos de fuego azulado tan combustible
Ellos y el trabajo geométrico no se llevaban bien

La cena se enfriaba y a mí me miraban largamente y en silencio.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Sobre el tablero del juego de la vida.




Crédula,
me ceñí la vida en mi vestido
en los tumultos de las soledades
y el jubilo de los acordes
que me hablaban de amores
abiertos al amanecer.

Creí
con la fe de aquel
que amarrado a un clavo ardiendo
piensa
que sólo los demás se queman
en las ascuas del desconocimiento y del espanto.

Mordía la vida y la hacia añicos
en la fiera convicción de que aquella dádiva
que otorgada me había sido
en gracia divina
o en divina gracia
era para degustarla sin mesura
y agradecer por los siglos de los siglos
la benevolencia del dadivoso.

!Pobre necia!

Pereció esta quimera entre mis arrullos
sin apenas deleitarse en las luces
que con su neón ,
olían a savia perfumada
en crepúsculos poscristos.

Cuando dueña del uso de razón
y esclava de los sudores de la frente
comencé a escuchar ese mantra
que se clava en las entrañas
lacerando
hasta lo más hondo de los cimientos
fraguados en los corazones.

“Tienes que ganarte la vida”

En ese momento ,
todos los sueños
que había tejido en los bolillos de la luna
mutaron en sombras reales de ángulos
a la deriva.

Comprendí que la vida es un burdo juego
de fichas irregulares , y saltos al vacío
de una nada.
donde gana el que más trepa.
Y a mi,nadie me había enseñado a jugar.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Sobre mi identidad.



Cuando la juventud me caía
por los hombros
en cascada
cortando los vientos con las púas
de las horas despedazadas
en el umbral de los besos.

Cuando envolvía los soles
en celofán y entre arrabales
donaba sus rayos
al menesteroso en franca comunión
con el más débil.

Cuando bebía la vida a sorbos
degustando las mieles
desdeñando las hieles.

Entre un sorbo y otro,
me repetían de modo constante
que si proseguía por las sendas
del desatino en bandada
no sería nadie en la vida.

No acierto a comprender
ese empeño en que fuese alguien,
cuando todo lo que ansiaba
era ser Yo.